Aluminosis: Una “enfermedad” común en las viguetas de hormigón.

con No hay comentarios

bl161013-alum-alha-001

En los primeros días de octubre hemos tenido la oportunidad de intervenir en la reparación de un forjado unidireccional de viguetas prefabricadas de hormigón que presentaban un patología muy común en este tipo de estructuras: la aluminosis.

Debido a su rápida acelaración en los tiempos de fraguado, durante los años 60 y 70 del pasado siglo proliferó en España el empleo de cemento aluminoso para la fabricación de estructuras de hormigón, especialmente en viguetas prefabricadas. La vida útil de los hormigones elaborados con este tipo de cementos está en torno a los 50 años de media, por lo que en la actualidad se ha convertido en un mal común en las estructuras de esa edad en nuestro país.

El problema de estos cementos se origina en su composición de alúmina y cal, que al contacto con el agua forman aluminato cálcico hidratado, de estructura química inestable, que pasa de hexagonal a cúbica reduciendo con ello su volúmen y su resistencia. La principal consecuencia que esto trae consigo es la alta porosidad alcanzada en el material, lo que facilita la oxidación y corrosión de las armaduras ante la presencia de humedad y de cloruros, pudiendo provocar la pérdida de la capacidad portante e incluso el colapso de la estructura.

blogviguetas03

En este caso que os presentamos, nuestro cliente se puso en contacto con STRUXICAM al comprobar que el forjado de la primera planta de su vivienda había flectado demasiado y oscilaba ligeramente al andar sobre él. Al descubrir la cara inferior del forjado comprobamos cómo las viguetas estaban afectadas por la patología descrita, tal como se ve en la fotografía adjunta. Una vez analizadas las lesiones del forjado, propusimos como solución el refuerzo de las viguetas mediante bandas de fibra de carbono, en tanto que suele ser una solución mucho más económica que el derribo y la nueva ejecución del forjado afectado.

Bajo los criterios descritos actuamos en esta obra de rehabilitación, en Alhaurín de la Torre (Málaga). Las fotografías ilustran el proceso de intervención con el que pudimos hacer frente a esta patología estructural que se conoce también como la “fiebre del hormigón”.

blogviguetas02

blogviguetas04

Dejar un comentario